miércoles, 3 de octubre de 2007

Avalon, de Mamoru Oshii

En un futuro cercano, en una sociedad gris, destruida por las guerras, la mayor y mejor forma de evasión consiste en Avalon, un juego de combate de realidad virtual. Un juego ilegal y peligroso, pues hay gente que ha quedado en estado vegetativo tras sus intentos de llegar a una fase oculta del mismo. Ash, una de las mejores guerreras, tras tropezarse con un jugador del que no encuentra datos, empieza a investigar y a adentrarse más en el misterio de Avalon.


Esta es, a grandes rasgos, la sinopsis de esta curiosa coproducción Japón-Polonia, dirigida por Mamoru Oshii en 2001. Una nueva historia de realidades virtuales, de mezcla de realidad y ficción, sí. Pero una historia original, abierta, y que descoloca bastante. Rodada en su mayoría con unos tonos ocres muy adecuados a la historia, con unos buenos efectos, y una música por momentos realmente espectacular, Avalon resulta muy sugerente. Con un ritmo pausado, en el que importa más lo atmosférico y la psicología del personaje de Ash que la acción y el efectismo, se nos van presentando algunas claves que luego puede que consigan que recompongamos el puzzle en nuestra cabeza. Un puzzle que Oshii no termina de redondear, tal vez porque al final se deja llevar algo por las ganas de epatar y sorprender, y porque algunos aspectos de la trama no están del todo bien resueltos. Aún así es una película muy notable, y que deja un regusto muy agradable, de ese sobre el que dar vueltas durante un tiempo, y la sensación de que si se vuelve a ver se captará algún detalle quizá crucial para el sentido global de la película, pues hay algunas escenas y detalles clave que se repiten de una u otra manera a lo largo de la misma.



Yo me he formado una opinión, que quizá no sea la correcta. Ni siquiera estoy seguro de que el director quiera expresamente darle un sentido único a su historia. Más bien sugerir, tratar temas metafísicos un poco de brocha gorda (aunque no por ello menos interesantes), y mostrarnos una sociedad futurista y una ambientación que a cualquier amante de la cf -y de los videojuegos bélicos de acción en primera persona- enganchará sin remedio. Y con una factura visual impresionante.

4 comentarios:

LS dijo...

Recuerdo que me preguntaste sobre esa peli! Recelo en principio de cosas susceptibles a transformarse en cuadros de molonidad luchadora cifista en plan matrix, pero como confío en tu criterio, la he puesto a bajar. :P

PD. Ghost in the shell qué?

Peter Sinclair dijo...

Sí, te pregunté este verano, cuando me la prestó mi hermano diciéndome "es una rallada mental. Te gustará". Tranquila que no tiene cuadros de molonidad luchadora cifista en plan matrix, lo que sale de ambientación bélica tiene otro aire. De videojuego, sí, pero sin paranoias. Si no te gusta no será por eso jejeje.

Ghost in the shell la abandoné durante el verano no sé muy bien por qué. Esta semana he vuelto a verla y me he puesto los capítulos 11 y 12 (curioso el final del 11 con la mención al guardián entre el centeno). A ver si cojo ritmo otra vez, y que no se me olvide lo demás. Y cuando la acabe, por lo menos la primera temporada, me veo FLCL. Si es que no se pueden adquirir compromisos ¡que luego hay que cumplirlos! :P

Instantón dijo...

Metafísica, rallada mental,je,je. Parece interesante, tomo nota de ella.

clau dijo...

A mí me habían hablado muy bien de ésta película, según tengo memoria. Por lo que comentas, parece interesante. A ver si la consigo por ahí.