lunes, 13 de agosto de 2007

Kasparián y la belleza

De vez en cuando voy a poner alguno de los estudios y de las partidas de ajedrez que tengo guardadas de la sección diaria de El País, originalmente llevada por el ya retirado del mundo del ajedrez Lincoln R. Maiztegui Casas y ahora por Leontxo García. No soy un buen jugador, demasiado poco paciente y tendente a la dispersión como para analizar seriamente el juego y preparar el desarrollo más allá de un par de ideas generales, pero me encanta reproducir las partidas que vienen en el periódico, asombrarme con los detalles técnicos, con movimientos geniales, con los derroches de fantasía de algunos jugadores y con la belleza asociada a algunas posiciones, comparable para mí tanto a la que puede producir la música como las matemáticas (sé que puede parecer raro comparar estas cosas pero a mí me cuadra, sinceramente). El estudio de 1935 realizado por Kasparián que cuelgo hoy es una buena muestra del nivel de exquisitez que se puede alcanzar en el ajedrez. No tengo guardada la fecha de publicación, calculo que aparecería en El País allá por el 2002, más o menos. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.


Edito la entrada por un imperdonable error ya subsanado en el que daba por definitivamente retirado a Lincoln R Maiztegui Casas. Corregido y agradecido por su infinita amabilidad.

13 comentarios:

val dijo...

Si en la imagen apareciera el tablero con las correspondientes coordenadas, intentaría reproducirlo mentalmente:(

No sabía que jugaras al ajedrez. A mi me gusta, es un reto a tu intelecto, una batalla como pocas, siempre me acuerdo de El Séptimo Sello en estos casos:)

Hace tiempo que no juego. Y la verdad, nunca fui demasiado bueno. Si bien, mis rivales eran peores:)

jeje

Peter Sinclair dijo...

Las coordenadas son siempre las mismas, se utiliza la notación unificada más sencilla posible. En la horizontal, de izquierda a derecha, de la letra "a", a la "h", y en la vertical, de abajo a arriba, del 1 al 8. No sé, igual es la costumbre, pero a mí me sale sin verlas, ten en cuenta que son pocas jugadas también.

Anónimo dijo...

¡Me encanta el ajedrez! Soy un pésimo jugador, pero me encanta el ajedrez. Leontxo García es un tipo genial que presentó un programa que aquí se distribuyó con un coleccionable: "La pasión del ajedrez". Imagino que lo conocerás: se trataba de una enciclopedia en fichas y una colección de vídeos (en el segundo, reproduce una partida de Judit Polgar con 13 años que es una gozada, ESPECTACULAR). Mi nivel no da para mucho y no he terminado de ver todos los episodios. Si no la conoces, chupao localizarla de esa forma que ya sabemos por el título ("La pasión del ajedrez", autor Gary Kaspárov). Si no lo encuentras, contacta.

Saludos: Llosef.

Tyla dijo...

Joer... yo sé cómo se mueven las piezas y poco más. Pero desde luego, resulta un ejercicio mental de primer orden.

padawan dijo...

me gusta mucho el ajedrez e intento jugar de vez en cuando, pero estos juegos del periódico son superiores a mí :s

agnes dijo...

vaya!! ajedrez... soy la mayor inepta del planeta delante de un tablero de ajedrez... es superior a mi... y eso que me llama la atención, porque me resulta muy bonito ver jugar.
Yo sé colocar las fichas y hacer movimientos básicos, pero después, mi mente se embarulla y ahi acaba todo...

^^

Peter Sinclair dijo...

Pues no lo conocía Llosef, pero ya he puesto a trabajar a mi proveedora habitual. Lo único que no sé si en ese archivo estarán los videos. Si veo que no o tengo dudas ya te pregunto porque me interesa.

Judit Polgar, junto con Shirov es uno de los mejores jugadores de ataque, siempre buscando la espectacularidad y la belleza. Quizá los haya más efectivos, a veces correr riesgos resulta perjudicial, pero estos dos hacen afición.

LS dijo...

Soy pésima al ajedrez. En realidad creo que ni llego a 'ser' nada al ajedrez, no paso de colocar las piezas y saber cómo se mueven. Quizá sea demasiado impaciente o impulsiva para ponerme a predecir movimientos y jugar mentalmente, en seguida me aturullo y me pierdo. Sí entiendo -y envidio- que jugadores puedan experimentar la belleza con el.

Knut dijo...

Joer, menuda sorpresa!!! Siempre me he creido demasiado poco inteligente y caótico para saber jugar seriamente a este juego metafísico. Mi mayor gesta ha sido hacerle a uno el jaque mate pastor ese en una competición, juas juas juas. Desconocía esta aficción tuya, ahhhh, me encanta esa derivación elitista y pedantona que va tomando este blog (especialmente por el comentario de Val, el joio). Es bonito encontrar a otros snobs por este universo relativista XD

juas juas juas ¿cómo es posible que cada día te quiera más joio?

Juas juas juas

Anónimo dijo...

Estimado Peter, lamento decepcionarte, pero salvo que hayas empleado el término en sentido figurado, aún transito por este valle de lágrimas. O sea, que no estoy muerto, aunque a veces me muera de tedio. Quedo a tus órdenes para cualquier duda que te pueda caber al respecto.
Lincoln R. Maiztegui Casas

Peter Sinclair dijo...

¡¡¡Mil disculpas!!! No sé por qué tenía metido en la cabeza que el momento en el que Leontxo García se hizo cargo de la columna de ajedrez había comentado que ese era el motivo. Evidentemente es un (otro) fallo de mi memoria. Lo siento mucho, y espero que no te moleste el uso que he hecho de algunas de tus columnas en este modesto blog. Si fuera así, las retiraría de inmediato.

Un saludo y todo un honor porder conversar contigo.

Anónimo dijo...

Estimado Peter: no hay razón para pedir disculpas. Se trata sólo de un error de información. Vivo ahora en mi ciudad natal, Montevideo, totalmente alejado del ajedrez y dedicado a la docencia de la asignatura historia y al periodismo cultural, en especial en el campo de la música. Un amigo me comentó que me habían "matado" en Internet, lo que me produjo una hilaridad no exenta de cierto repeluz. Espero que no poseas, entre tus seguramente múltiples virtudes, la de la premonición. Por supuesto, tienes toda mi autorización y mi apoyo para poner en tu página y comentar todas mis columnas,interés que, además, te agradezco. No se por qué el programa no me acepta mi dirección de email en el apartado correspondiente, de manera que te la incluyo aquí y quedo, una vez más, a tus gratas órdenes.
Lincoln R. Maiztegui Casas

Anónimo dijo...

Lincoln R. Maiztegui Casas
Dirección de email: linmaica@hotmail.com